la etica en los negocios

Cómo se fomenta la ética en la vida empresarial

Nepotismo, fraude, ilegalidad, corrupción, falsedad, abuso de poder… la lista parece interminable. Hace ya demasiado tiempo que las conversaciones de ascensor ya no son sobre si lloverá o no, hasta el fútbol ha perdido enteros, ahora el tema protagonista (con permiso de la crisis) consiste en el análisis rápido del escándalo diario. Observamos expectantes el acelerado proceso de degeneración pública, tanto en organizaciones privadas como en las que no lo son.

En el ámbito privado existen grandes corporaciones, que no prestan la debida atención a su imagen, que son percibidas desde el exterior como máquinas programadas para alcanzar la consecución de dos únicos objetivos:

  • Generar beneficios espectaculares a cualquier precio.
  • Evitar problemas legales o jurídicos para seguir generando dichos beneficios.

El sentido común invita a pensar que esos objetivos no son suficientes para conseguir y/o mantener la confianza del cliente, proveedores, asociados e incluso accionistas. No son aceptables las prácticas nocivas para el medio ambiente, ni los procesos de producción con mano de obra bajo condiciones abusivas o de explotación, ni los productos inseguros para el usuario o de baja calidad, ni la publicidad engañosa, ni las operaciones financieras altamente especulativas o fraudulentas. Quién compraría los productos y servicios de una empresa así?.

La ética mínima, refiriéndonos al cumplimiento de la ley “por los pelos”, no es válida si el objetivo de una organización es disponer del valor añadido de la confianza en el largo plazo, imprescindible para la eficacia y el éxito en los negocios.

Por todo ello se puede afirmar que la ética y la estrategia empresarial, o lo que es lo mismo, la ética y la dirección de empresas deben conjugarse no solamente para eliminar las estrategias no éticas sino para dirigir la estrategia global de la empresa hacia los principios éticos más positivos.

En “Una empresa ética es un bien público” Adela Cortina realiza en www.ethic.es unas interesantes reflexiones sobre la crisis y la ética en las empresas.

Entonces, cómo se fomenta la ética en las organizaciones?

  • De arriba abajo: la ética empieza en el equipo directivo, que condiciona a toda la organización.
  • De un modo claro y explícito, promocionando los valores positivos de la cultura de empresa y que representan la personalidad de la organización.
  • De la misma manera deben hacerse patentes los compromisos de la empresa para con sus integrantes y viceversa, así como las prohibiciones derivadas de aspectos contractuales o legales.
  • Detectando las áreas de posible conflicto ético y proponiendo guías de actuación y de buenas prácticas.
  • Articulando un código sancionador interno, independientemente de que las acciones que incumplan las directrices de la organización puedan tener consecuencias judiciales o no.

Muchas organizaciones empiezan a importar directamente desde América la denominada “carta ética”, una herramienta útil que de manera concreta recoge todos los aspectos referentes a su código ético.

Por cierto, no seas malvado, don’t be evil. Te suena?

Puedes leer el código de conducta de Google, en inglés, aquí.

Short URL: http://bit.ly/14GBWWI

Deja un comentario