compartir informacion

Cómo compartir información: cambia el chip!

Todas las personas y organizaciones generan información, parte de esa información, como es razonable, disfruta de celosa protección por muy diferentes motivos, derecho a la intimidad, estrategia empresarial, regulación y control… Pero qué sucede cuando alguien o algo nos anima a compartir alguna información sin valor relevante, normalmente fruto de cierto trabajo o habilidades propias, y aparece de pronto esa resistencia en ocasiones difícil de vencer y difícilmente justificable?.

Tras leer lo anterior seguramente vienen a la mente algunas ocasiones parecidas al momento en el que alguien solicitó tu informe de 50 páginas, o esa presentación tan útil que tardaste días en componer, un directorio, una lista de recursos quizá?. Peor todavía: un contacto!?. Por supuesto ni hablar de buscar colaboración aportando datos propios… en definitiva: compartir u ocultar?.

El intercambio de información es un dado de muchas caras con el que cada “tirada” suma puntos positivos, sean pocos o muchos: Internet, la web 2.0, las empresas intercambian información para evitar conflictos de intereses, infinidad de modelos de negocio basan su éxito en ofrecer información gratuita (contenido) de interés… hay seguramente cientos de ejemplos y docenas de estudios al respecto, pero como dice el título de esta entrada hay algunos sencillos tips que pueden ayudarnos a “cambiar el chip” en nuestro ámbito más cercano.

Cómo cambiar esa percepción sobre compartir la información y desechar la idea de que el prójimo, ávido, se beneficia injustamente de nuestro esfuerzo?.

  • Acabando con el miedo: a compartir y a pedir información!.
  • “Si hoy comparto yo, mañana compartes tú y pasado trabajamos juntos.”
  • Siendo consciente de que compartir genera confianza a largo plazo.
  • Ya sabes que: la confianza es la base de toda relación, dentro y fuera de los negocios.
  • Las relaciones de confianza abren la puerta de las oportunidades.
  • Sin duda, entre iguales, quien más información proporciona es quien más recibe cuando la solicita.

Quizá la falta de cultura de “compartir información” tiene algo que ver con un nivel excesivo de autosuficiencia… queremos hacerlo todo nosotros mismos? Que no nos pidan porque nosotros nunca lo hacemos? O incluso no pedir para que los demás tampoco lo hagan? Sin duda errores que son más habituales de lo que debieran.

Aquí un interesante post de David Huélamo, en el que además propone herramientas concretas.

Anímate: crea, colabora, comparte!

Short URL: http://bit.ly/XMXGxs

Deja un comentario