Los papeles: Una vuelta de tuerca más.

Los papeles: Una vuelta de tuerca más.

Menuda se está liando con el caso de los papeles de Mr. Bárcenas, y no es para menos. Pero no son los habituales protagonistas de la prensa de los últimos días de quienes vamos a hablar… Así que por favor, damas y caballeros, sean amables, no disparen al pianista!

Ya conocemos algunos de los oscuros detalles del asunto, para que repetirlos; sin embargo hay algo en los medios de comunicación que no sé si habrá llamado la atención del lector. Podemos empezar con una muestra del riquísimo folclore español, que siempre resulta de gran ayuda en estos casos:

Este fue a por leña,
este la partió,
este fue a por huevos,
este los frió,
y el más pequeñito…
se los comió!

Está claro que para freír los huevos de la rima hacen falta varios actores, igual que harían falta varios actores para que una empresa consiguiera una adjudicación o contrato público fuera del marco oficial / legal / administrativo ya establecido.

Este punto, el de las supuestas “adjudicaciones indebidas”, (por decirlo de una manera suave, casi dulce), es el punto candente del asunto. Entre todos los personajes que han ido saliendo a escena, (a empujones, claro está), se echa de menos a las empresas “jugonas” y sus directivos, los únicos a salvo hasta el momento de los empellones de los protagonistas, de la prensa y en general del juicio paralelo de tertulia, ascensor y pasillo…

Nadie se ha dado cuenta de que alguien salía por la puerta de atrás… ?

Y cuáles son las razones que podrían empujar a determinadas empresas a realizar este tipo de prácticas? Qué intereses se esconden detrás? Cómo se accede a estos mecanismos? Lobbies, los perfectos intermediarios? Son los directivos los que buscan a los “conseguidores” o por el contrario son las tramas de corrupción las que extorsionan a las empresas?

Sin datos concretos responder a estas preguntas podría parecerse más a especular que a cualquier otra cosa. Sin embargo hay, entre seguramente cientos, algunas características propias de las organizaciones privadas implicadas en este tipo de prácticas ilegales, como por ejemplo:

  • Son soportadas artificialmente por el contribuyente, que paga sus sobreprecios. (Sí, las comisiones ilegales nos salen muy caras).
  • No son organizaciones realmente competitivas en el mercado.
  • Detentan patente de corso en la contratación pública. (Como competir con ellas si su oferta es ganadora de antemano?).
  • Promueven y generan redes de clientelismo entre el ámbito público y el privado.
  • La ilegalidad de sus acciones y las sanciones y penas correspondientes ponen en riesgo la viabilidad de la organización, el capital de sus accionistas y los puestos de trabajo de su personal.
  • Carecen de mecanismos de control eficaces, de gestión y tesorería sobretodo.

Total, si nos paramos a pensar… qué más da? …los políticos van y vienen, pero los empresarios siempre estarán ahí… no es así?

Short URL: http://bit.ly/193178k

Deja un comentario